Traducir sitio

Tecnología: su uso en exceso genera daños corporales PDF Imprimir E-mail
Salud - Adicciones
Lunes, 09 de Septiembre de 2013 16:19

Ojos secos e irritados por exposición a las pantallas, problemas musculares en espalda y cuello y adicción a estar conectados son algunas consecuencias del uso excesivo de las nuevas tecnologías.

Los problemas asociados al uso de computadoras, notebooks, tablets y teléfonos celulares generó un incremento en las consultas en las áreas de oftalmología, traumatología y salud mental de los hospitales.

Uno de los mayores inconvenientes físicos por estar varias horas seguidas frente a una pantalla, cualquiera sea su tipo y su uso, es el cansancio visual y la falta de lubricación en los ojos. También es muy frecuente incurrir en una mala postura corporal. Sin darse cuenta, uno enfoca su mente en la actividad que realiza adoptando una posición incorrecta del cuerpo viéndose afectados varios musculos, principalmente en la zona de la espalda y del cuello, generando lesiones y contracturas.

En tanto, las afecciones derivadas de la "vida on line" aparecen cada vez con más frecuencia, principalmente "en la franja que va desde los 12 a los 40 años", señaló el ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia. "Lo que debemos saber, y lo que tratamos con los pacientes, es que es posible modificar las conductas tecnológicas que afectan nuestra salud", indicó el funcionario.

Eso requiere diferenciar los problemas que aparecen a nivel corporal por el uso excesivo de aparatos electrónicos, de los que se relacionan y tienen síntomas similares a una adicción y forman parte de trastornos de salud mental. En este sentido los casos más comunes se dan a través de la llamada "tecnoadicción". El director provincial de Salud Mental, Aníbal Areco, advirtió que "es importante prestar atención a los síntomas de adicción a la tecnología, sobre todo en niños a partir de los 10 años".

"Cambios en el humor, aislamiento social y familiar, cambios en el ritmo de sueño y vigilia, pérdida de apetito, horarios desordenados y falta de higiene personal son síntomas a los que un adulto debe prestar atención y consultar con un profesional", indicó Areco.

Fuente: Télam