Traducir sitio

Inventan toldos y persianas que generan oxígeno PDF Imprimir E-mail
Ecología - Ambiente
Domingo, 03 de Julio de 2016 00:00

Lo desarrolló una compañía española a través de la incorporación de una sustancia química. Imita el proceso natural de la fotosíntesis, por el cual las plantas transforman el dióxido de carbono en oxígeno. Según la empresa, con solo aplicar este líquido a un metro cuadrado de superficie se genera la misma cantidad de oxígeno que un árbol. 

En las grandes ciudades, con alta concentración de viviendas y exceso de contaminación, la función esencial que cumplen los árboles en cuanto a producir oxígeno y purificar el aire, hace tiempo que no alcanza. En la búsqueda de soluciones para frenar este deterioro global aparecen ideas innovadoras. Una de ellas es la que desarrolló una compañía española en base a un método que la NASA utiliza para mantener y limpiar los ambientes en la Estación Espacial Internacional.

Se trata de toldos y persianas que pueden transformar el dióxido de carbono en oxígeno, imitando el proceso natural de la fotosíntesis. ¿En qué consiste? A los toldos y persianas les incorporan una sustancia química acuosa y transparente -compuesta por dióxido de titanio- que los convierte en purificadores del aire. Cuando ese líquido recibe luz se oxida (similar al proceso natural de la fotosíntesis de las plantas) y entonces esas partículas se transforman una especie de polvo que es descontaminante, antibacteriano y autolimpiable.

En las ciudades hay pocos metros cuadrados de espacio verde por habitante. La Organización Mundial de la Salud recomienda que haya entre 10 y 15 por persona, pero en la mayoría de las grandes urbes del mundo, eso es muy lejano a la realidad.

La novedad es que basándose en un método de la NASA, la compañía española Persax diseñó una línea de productos denominados "Pure" que incluyen toldos, persianas o celosías, capaces de transformar el dióxido de carbono en oxígeno, imitando el proceso natural de la fotosíntesis.

Persax presentó su nueva línea en Madrid, el 1° de junio pasado, en coincidencia con la proximidad del Día Mundial del Medioambiente que se celebró el 5 de junio.

El proceso explorado por la NASA se llama “fotocatálisis”. En él se utiliza una sustancia química acuosa y transparente compuesta por dióxido de titanio. ¿Cómo funciona? Al aplicarla a las superficies realiza una oxidación similar a la de las fotosíntesis de las plantas cuando reciben luz. Y, al oxidarse, las partículas se transforman en materia inerte, una especie de polvo que es descontaminante, antibacteriano y autolimpiable.

Según la empresa, un metro cuadrado de este líquido equivale a un árbol, por lo que “una fachada de 1.000 metros cuadrados equivale a todo un bosque de 1.000 árboles purificando el ambiente”.

 

Fuente: Clarín