Traducir sitio

Sillones de diseño para renovar la Diagonal Norte PDF Imprimir E-mail
Sociedad - Cultura
Martes, 20 de Agosto de 2013 18:10

Son de cemento, pero parecen tapizados. Hay de uno y dos cuerpos y parecen tan reales que la gente se detiene a tocarlos. Un nuevo mobiliario urbano sorprende a quienes caminan por las renovadas veredas de la Avenida Roque Sáenz Peña. Son bancos de cemento que simulan estar tapizados de manera tan precisa que muchos pasan la mano para tratar probar de qué material son: es imposible resistirse a la tentación de tocarlos.

Están sobre Diagonal Norte, entre Avenida de Mayo y el Obelisco. Son 17. Hay de dos cuerpos y tipo puff, más bajitos y de un cuerpo. “Aburrido de su vida aristocrática se convirtió en piedra para poder soportar las inclemencias del tiempo, vivir afuera, dormir bajo las estrellas y estar conectado con la vida”; así presentan su creación los diseñadores de Grupo Bondi, Ivan López Prystajko y Eugenio Gómez Llambi.

Estos productos fusionan lo utilitario con lo artístico. Son piezas complejas con texturas de una apariencia textil y morfología blanda. Según los diseñadores, esto es posible gracias a la colada del hormigón en moldes flexibles, un proceso inédito que desarrollan desde 2008. Esta tendencia puede apreciarse en Diagonal Norte pero también en el predio de Tecnópolis y en la Provincia de Córdoba.

Los bancos fueron colocados por el Ministerio de Desarrollo Económico, en un trabajo conjunto con Espacio Público. Forman parte de una renovación integral de la avenida: se trabajó en la colocación de un nuevo solado, se restauraron farolas históricas, se colocó iluminación LED y más árboles.

La intervención sobre Diagonal Norte forma parte de la puesta en valor de la centenaria avenida. Fue pensada en 1907, se comenzó a construir en 1913 y la obra concluyó 30 años después. Su fin es unir simbólicamente el Poder Ejecutivo (la Casa Rosada) con el Poder Judicial (el Palacio de Justicia). Y es una de las avenidas más destacadas de la Ciudad: los edificios conservan una línea constante de cornisas a la altura del décimo piso (67,5 metros), lo que genera una línea de continuidad edilicia única. Incluso el Obelisco tiene la misma altura para respetar la simetría.