Traducir sitio

Uno de cada cuatro argentinos es pobre estructural PDF Imprimir E-mail
Sociedad - Economía
Viernes, 25 de Abril de 2014 18:28

El coordinador del Estudio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió hoy que el país tiene "un piso estructural del 20 al 25 por ciento" en los niveles de pobreza que "tiende a estabilizarse" en gran medida por la "segmentación del mercado de trabajo" que impide a buena parte de la población conseguir "un empleo más productivo".

"Nuestra mayor preocupación no es solamente la pobreza por ingresos, hay situaciones de pobreza estructural que no son suficientemente atendidas por las políticas sociales", señaló Salvia, en ocasión de la difusión del último informe de la UCA sobre pobreza e indigencia, correspondiente al último trimestre de 2013. Al respecto, advirtió que en la Argentina "hemos llegado a un piso estructural del 20 al 25 por ciento, que ya no se mueve mucho por los ciclos económicos".

"Puede subir o bajar 4 ó 5 puntos en ciertas condiciones de recesión o crecimiento, obviamente los procesos inflacionarios pueden elevarlo a niveles mucho más altos como los picos de 1989 ó de 2001 y 2002, pero el piso tiende a estabilizarse", aseveró en declaraciones a radio El Mundo.

A través de un cable de la Agencia DyN, Salvia atribuyó la dificultad de reducir esos niveles de pobreza a "la segmentación del mercado de trabajo" que determina que "no haya condiciones laborales para que la gente consiga un empleo más productivo, que genere una remuneración mas adecuada".

En ese sentido, señaló que "se ha creado un mercado informal que se reproduce" y en consecuencia "La Salada puede ser la expresión visible, pero detrás de este tipo de ferias existe una importante red de productores, de prestadores de servicios que operan en condiciones de no registración y lo hacen así porque no podrían operar en condiciones de registración, por cuestiones de mercado".

"Esto es complejo, la política económica muchas veces atiende estas cuestiones vía fiscalización y no vía los costos de producción y los encadenamientos productivos", señaló Salvia, para quien "no ha habido una política que articule el sector formal con el informal", por lo que "el formal ha seguido dinamizándose y el informal se ha mantenido cristalizado, generando no solo una economía en negro sino también una cultura de la economía en negro".