Traducir sitio

Cerrar un parque en verano es desafiar al absurdo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Tribuna
Jueves, 14 de Febrero de 2013 16:56

Escribe César Sánchez
Si me lo cuentan no lo creo. O por lo menos me cuesta creerlo. Trato de encontrarle una explicación y no lo consigo. Desde la última semana de enero el Parque Centenario está cerrado al público, rodeado por un muro provisorio de chapa y madera. El gobierno porteño dice que van a hacer obras de mejora. Por ahora han producido un enorme malestar.

Es verdad que las obras ocasionan molestias, es cierto que para hacer tortillas siempre hay que romper algunos huevos. Pero cerrar al público con una muralla metálica el espacio verde más importante de Caballito es una decisión incomprensible. Es el mismo parque que cuenta con un anfiteatro que durante todo el año, y especialmente en verano, ofrece recitales masivos y cine al aire libre en forma gratuita.

El Gobierno siempre tuvo el proyecto de colocar una reja perimetral en el Parque Centenario. Una propuesta que puede resultan antipática para algunos pero que, muy probablemente contribuya a que ese espacio verde se más verde y a que sufra un deterioro más leve del que venía padeciendo.

Pero cerrarlo en pleno verano, cuando su utilización es más intensiva por parte de los vecinos, cuando privar a la gente de esa vía de escape es fabricar un conflicto y fomentar el descontento, es casi injustificable.

Desde el Gobierno podrán argumentar que hubo una medida judicial al respecto, pero una cosa es acatar la justicia y otra molestar la vecino con premeditación y alevosía. O acaso nadie pensó en el gabinete de Macri que cerrar el Parque Centenario era una molestia milenaria.

Sobre todo si se tiene en cuanta que el parque está ubicado en Caballito, el mismo barrio afectado por el cierre temporario, durante enero y febrero de la Línea A de subtes. El mismo barrio que, gracias a la genialidad de los planificadores del Gobierno porteño vive entre fines de enero y principios de febrero el recapado asfáltico de la Avenida Rivadavia.

Rivadavia, una arteria que corre sobre la Línea A de subtes y ya estaba sobrecargada de tránsito por ese mismo motivo. Y que además queda a escasas seis cuadras del Parque Centenario.

Parece un cuento fantástico. Pero es un dato de la realidad porteña. Si me lo cuentan, no lo creo.