Traducir sitio

30 años de Democracia PDF Imprimir E-mail
Opinión - Tribuna
Miércoles, 30 de Octubre de 2013 13:29

Escribe Claudio Presman (*)

El 30 de octubre de 1983 es una fecha especial para la historia de la Argentina. Marca el retorno a la democracia como una forma de vida, como una necesidad de toda la sociedad que supo salir de la más oscura dictadura y que logró reconstruir en paz los lazos solidarios y de convivencia entre los argentinos.

Aquella transformación de la Argentina que se abrió a la libertad y a la vida involucró a millones de personas que recuperaron valores y creencias que algunos trataron de ocultar y desaparecer. Aquella transformación tuvo un líder con la honestidad, la capacidad y el coraje para levantar el edificio de la democracia de entre los escombros de la peor dictadura de nuestra historia.

Raúl Alfonsín, el Presidente de todos, el  hombre que fue elegido el 30 de octubre de 1983 para comandar el destino de una Nación, el hombre que supo conquistar la voluntad de los argentinos rescatando valores como la igualdad ante la ley, la libertad, la justicia  pareja para todos y también la justicia social. El hombre que se comprometió a llevar a juicio a los responsables de las desapariciones de tantos argentinos. Y que lo hizo. Sin otro poder que el respaldo de los ciudadanos y el coraje de algunos funcionarios judiciales.

A 30 años del inicio de ese proceso de cambio social que sigue en marcha, la Argentina es diferente. Muchos valores que en aquel momento eran considerados una novedad y una bandera de lucha, hoy son moneda corriente. Con sus defectos y con sus falencias, la democracia como sistema político, como bien social, como forma de vida se ha consolidado en la Argentina. El inicio de esa consolidación se produjo en 30 de octubre de 1983 y el gran constructor de ese sueño ha sido Raúl Alfonsín.

(*) Claudio Presman es Legislador de la Ciudad de Buenos Aires y Presidente del Bloque UCR