Sarlo: "En marzo habrá un réquiem para el radicalismo" PDF Imprimir E-mail
País - Política

La escritora y periodista vaticinó el fin del partido centenario y dijo que los responsables de su destrucción –refiriéndose a Sanz- tienen nombre y apellido. Para la ensayista el radicalismo tiene elementos socialdemócratas que están aceptando con mucha resistencia lo que va a ocurrir el 14 de marzo en su Convención.
Beatriz Sarlo, una de las intelectuales más influyentes de América latina, opinó sobre la estrategia del radicalismo de tejer acuerdos con el partido de Mauricio Macri desde las comunas, como ocurrió en Mendoza y en Entre Ríos. Aunque a nivel nacional todavía no hay una definición, si será con Macri o con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

"Que un gran partido nacional que tiene 120 años, empiece a construir una alianza desde las municipalidades, prácticamente me parece una especie de suicidio político. Se llega a una convención radical en la cual ya está todo atado en las provincias y por lo tanto no hay otra cosa que hacer sino que aprobar una alianza con Macri” dijo Sarlo.

“Me parece que es verdaderamente muy grave y los responsables que hicieron eso que tienen nombre y apellido. Creo que eso significa la destrucción del partido radical. Requiem para el radicalismo en marzo”, dijo la escritora.

Sarlo sostuvo que “en la coalición de centro izquiera UNEN quedaron los que quisieron quedarse, los que se oponían a hacer un guiso donde se mezclara pollo con chancho con vaca. Los que se fueron con la derecha son los radicales, fue Sanz que se fue de UNEN porque se sabía que la condición era no hacer una alianza con la derecha ya que el Frente Amplio era de centro izquierda, no de centroderecha”.

“El radicalismo tiene elementos socialdemócratas que están aceptando con mucha resistencia lo que va a ocurrir el 14 de marzo en su Convención. Estoy pensando en gente como Ricardo Alfonsín que sería un excelente candidato para provincia de Buenos Aires, pero llamarse Alfonsín e irse de una convención nacional de la UCR es pedirle a alguien una especie de Harakiri personal y hay que tener fuerza para eso y quién sabe si cualquiera de nosotros sería capaz de hacerlo", analizó Sarlo en diálogo con Mauricio Llaver y Roxana Badaloni en el programa de radio After Office.