Traducir sitio

Créditos hipotecarios: buscan aliviar el impacto de la suba de tasas PDF Imprimir E-mail
Noticias - Ciudad
Lunes, 16 de Abril de 2018 18:09

Los bancos subieron el costo de los préstamos y muchos potenciales compradores podrían quedar fuera del sistema.

Con el repunte de la inflación y la suba del dólar, el año empezó movido para los interesados en tomar créditos hipotecarios. Sobre esto, el Banco Nación, principal oferente de préstamos del mercado, anunció que a partir del 1 de mayo subirá la tasa de otorgamiento para alinearla con el resto de las entidades.

Así, la cuota inicial se encarecerá y, en consecuencia, se requerirá un mínimo de ingreso más alto para poder acceder, lo que dejará a potenciales compradores fuera del sistema. Para limitar este impacto, desde el Gobierno planean rediseñar los subsidios a los créditos e impulsar un esquema de seguros para evitar que la cuota se dispare.

El Banco Nación subirá la tasa del 3,5 al 6,5% para los clientes y del 4,5 al 8% para los no clientes. Sobre esto hay que agregar la UVA que se rige por inflación. El Nación había salido el año pasado con una política muy agresiva de otorgamiento de créditos para darle impulso al sistema. Así, se llevaron 32.581 de los 65.000 préstamos entregados desde 2016.

La expectativa para este año es llegar a 120.000 operaciones. Desde los bancos confían en que ni la suba de tasas —ahora en torno al 8,5 y 9% en el sistema—, ni el aumento de la inflación por encima de las paritarias le quitarán atractivo al producto. “Pese a todo será más conveniente sacar un crédito UVA que seguir pagando un alquiler que aumenta año tras año por encima de la inflación”, sostienen en el mercado.

En el Nación, con las nuevas tasas, la cuota a 30 años cada $1.000.000 otorgado pasará de $5.067 a $7.338, lo que implica que los beneficiarios deberán tener ingresos mínimos de $29.353 para calificar, un 33% más que con las tasas previas.

El sistema UVA es el caballito de batalla del Gobierno para sostener al mercado inmobiliario. El crédito se ajusta por inflación, por lo que la relación entre la cuota y el ingreso del deudor se mantiene estable a lo largo del préstamo. Con el repunte de la inflación en 2018, el temor de los deudores es perder poder adquisitivo y que la cuota se vuelva más difícil de afrontar.

 

Fuente: Clarín